VVasco Graça Moura configura un mundo singular e inconfundible, pero sin forzada originalidad ni tapujos escandalosos, como es frecuente en la poesía postmoderna. Sus temas aparecen como cotidianos, siendo que en verdad son bastante complejos e involucran con frecuencia visos de soterrada angustia existencia y metafísica, que alienta en ellos como trasfondo, dilatando una soledad melancólica y a veces sentimientos de impotencia y de extremo escepticismo.

Su formación clásica en poetas como Camões y Dante –muy atemperada por la espontaneidad popular de un François Villon– se manifiesta también en algunos poemas donde la rima juega un papel importante, como en el titulado, «principio del placer», y en el hecho de que no es una poesía que se entregue fácilmente al lector y que exige, al menos, una repetición de su lectura, pues su sencillez es engañosa y es el resultado de una cuidadosa elaboración que redunda en fluidez musical y cierta «naturalidad». Muestras representativas de esta aseveración las encontramos en el poema, «en el oscuro deseo», y en, «el soporte de la música» –que da el título a esta antología, preparada y traducidas por la escritora Lauren Mendinueta–. (Eduardo Gómez)

 Reproducimos, a continuación, algunos poemas del libro Vasco Graça Moura, traducido por Lauren Mendinueta, El soporte de la música, con prólogo de Eduardo Gómez, Taller de Edición Rocca, Bogotá, 2013.

 

princípio do prazer

à sua volta os pombos cor de lava
nos arabescos pretos do basalto
e gente, muita gente que passava
e se detinha a olhá-la em sobressalto

no seu olhar havia uma promessa
nos seus quadris dançava um desafio
num relance de barco mas sem pressa
que fosse ao sol-poente pelo rio

trazia nos cabelos um perfume
a derramar-se em praias de alabastro
e um brilho mais sombrio quase lume
de fogo-fátuo a coroar um mastro

seu porte altivo punha à vista o puro
princípio do prazer que caminhava
carnal e nobre e lúcido e seguro
com qualquer coisa de uma orquídea brava

e nas ruas da baixa pombalina
sua blusa encarnada era a bandeira
e o grito da revolta na retina
de quem fosse atrás dela a vida inteira.

principio del placer

a su alrededor palomas color lava
en los arabescos negros del basalto
y gente, mucha gente que pasaba,
a verla se detenía con sobresalto

en su mirar había una promesa
en sus caderas danzaba un desafío
un viraje de barco, sin presteza,
que fuese al sol poniente por el río

traía en los cabellos un perfume
vertiéndose en playas de alabastro
y un brillo más sombrío, casi lumbre,
de fuego fatuo al coronar un barco

su porte altivo hacía visible el puro
principio del placer que caminaba
carnal y noble y lúcido y seguro
con no sé qué de orquídea brava

y en la calles de la baixa pombalina*
su blusa encarnada era bandera
y grito de revuelta en la retina
de quien tras ella fue la vida entera.

* (N.de la traductora.) Centro de la ciudad de Lisboa. Toma su nombre del marqués de Pombal, noble que se encargó de la reconstrucción de Lisboa después del  gran terremoto de 1755.

 

blues da morte de amor

já ninguém morre de amor, eu uma vez
andei lá perto, estive mesmo quase,
era um tempo de humores bem sacudidos,
depressões sincopadas, bem graves, minha querida,
mas afinal não morri, como se vê, ah, não,
passava o tempo a ouvir deus e música de jazz,
emagreci bastante, mas safei-me à justa, oh yes,
ah, sim, pela noite dentro, minha querida.

a gente sopra e não atina, há um aperto
no coração, uma tensão no clarinete e
tão desgraçado o que senti, mas realmente,
mas realmente eu nunca tive jeito, ah, não,
eu nunca tive queda para kamikaze,
é tudo uma questão de swing, de swing, minha querida,

saber sair a tempo, saber sair, é claro, mas saber,
e eu não me arrependi, minha querida, ah, não, ah, sim.
há ritmos na rua que vêm de casa em casa,
ao acender das luzes, uma aqui, outra ali.
mas pode ser que o vendaval um qualquer dia venha
no lusco-fusco da canção parar à minha casa,
o que eu nunca pedi, ah, não, manda calar a gente,
minha querida, toda a gente do bairro,
e então murmurarei, a ver fugir a escala
do clarinete: – morrer ou não morrer, darling, ah, sim.

blues de la muerte por amor

ya no muere nadie de amor, yo una vez
anduve cerca, estuve casi a punto,
fue en tiempo de humores excitados,
depresiones sincopadas, muy graves, querida,
pero al final no morí, como se ve, ah, no,
me la pasaba oyendo a dios y música de jazz,
adelgacé bastante, pero me zafé por poco, oh yes,
ah, sí, la noche adentro, querida mía.

la gente sopla y no atina, hay un sofoco
en el corazón, una tensión en el clarinete y
tan desgraciado me sentí, pero realmente,
pero realmente nunca tuve talento, ah, no,
yo nunca tuve vocación de kamikaze,
es todo una cuestión de swing, de swing, querida mía,

saber salir a tiempo, saber salir, está claro, pero saber.
y yo no me arrepiento, querida mía, ah, no, ah, sí.
mas puede ser que el vendaval venga cualquier día
en el crepúsculo de la canción para mi casa,
lo que yo nunca pedí, ah, no, manda callar la gente,
querida mía, toda la gente del barrio,
y entonces murmuraré, al ver huir la escala
del clarinete: –morir o no morir, darling, ah, sí.

 

amento por diotima

o que vamos fazer amanhã
neste caso de amor desesperado?
ouvir música romântica
ou trepar pelas paredes acima?

amarfanhar-nos numa cadeira
ou ficar fixamente diante
de um copo de vinho ou de uma ravina?
o que vamos fazer amanhã

que não seja um ajuste de contas?
o que vamos fazer amanhã
do que mais se sonhou ou morreu?
numa esquina talvez te atropelem,

num relvado talvez me fusilem
o teu corpo talvez seja meu,
mas que vamos fazer amanhã
entre as árvores e a solidão?

lamento por diótima

¿qué vamos a hacer mañana
en este caso de amor desesperado?
¿oír música romántica
o trepar por las paredes?

¿acomodarnos en una silla
o mirar fijamente hacia
una copa de vino o una cascada?
¿qué vamos a hacer mañana

que no sea un ajuste de cuentas?
¿qué vamos a hacer mañana
de lo que más se soñó o se murió?
en una esquina tal vez te atropellen,

sobre un prado tal vez me fusilen
o tu cuerpo tal vez sea mío,
¿mas qué vamos a hacer mañana
entre los árboles y la soledad?

 

canção breve

é quando a madrugada acende a parda
tonalidade rósea do céu
antes de o sol nascer
e as nuvens vão amarelando. tarda
um pouco mais o ouro em pôr-se ao léu
e a avermelhar-se logo para arder.
é quando entre os lençóis tens um mexer
do corpo a aconchegar-se inda ao tamanho
do sono, um hesitar, a lentidão
das grandes decisões,
e então em lesto andar os pés no chão
e a espuma da nudez dando ao teu banho
estrias brancas, brilhos, borbotões.

e o teu corpo molhado. e o teu sorriso
por entre as gotas de água. o secador
deita o seu sopro quente
e o teu cabelo fica menos liso,
mas há ainda bafos de vapor
condensados no espelho à tua frente.
até que pousas secador e pente
e és a ninfa nua que se cobre
de folhas de hera e cachos de glicínia
e então o meu olhar
procura encantamentos e define-a
pelas curvas macias que desdobre
cada gesto traçado pelo ar.

que esta canção tão breve, amor, perpasse
à flor da tua pele
e nela se entrelace
enquanto houver no mundo uma manhã,
mas de ti não revele
mais que essa leve sugestão pagã.

canción breve

ocurre cuando la madrugada enciende la parda
tonalidad rosácea del cielo,
antes de que nazca el sol
y las nubes se tornen amarillas. tarda
un poco más el oro en desnudarse
y enrojecer para luego incendiarse.
ocurre cuando entre las sábanas se mueve
tu cuerpo acomodándose aún al tamaño
del sueño, un vacilar, en la lentitud
de las grandes decisiones,
y entonces en pasos ligeros los pies en el suelo
y la espuma de la desnudez dando a tu baño
surcos blancos, brillos, borbotones.

y tu cuerpo mojado, y tu sonrisa
entre las gotas de agua. el secador
suelta su soplo caliente
y tu cabello queda menos liso,
pero hay aún bocanadas de vapor
condensadas frente a ti en el espejo.
hasta que dejas secador y peine
y eres la ninfa desnuda que se cubre
de hojas de yedra y ramos de glicinas
y entonces mi mirada
busca encantamientos y la define
por las curvas suaves que desdoblan
los gestos trazados por el aire.

que esta canción tan breve, amor, traspase
la flor de tu piel
y en ella se entrelace
mientras haya en el mundo una mañana,
pero que de ti no revele
más que esa, tu leve insinuación pagana.

 

o suporte da música

o suporte da música pode ser a relação
entre um homem e uma mulher, a pauta
dos seus gestos tocando-se, ou dos seus
olhares encontrando-se, ou das suas

vogais adivinhando-se abertas e recíprocas,
ou dos seus obscuros sinais de entendimento,
crescendo como trepadeiras entre eles.
o suporte da música pode ser uma apetência

dos seus ouvidos e do olfacto, de tudo o que se
ramifica entre os timbres, os perfumes,
mas é também um ritmo interior, uma parcela
do cosmos, e eles sabem-no, perpassando

por uns frágeis momentos, concentrado
num ponto minúsculo, intensamente luminoso,
que a música, desvendando-se, desdobra,
entre conhecimento e cúmplice harmonia.

el soporte de la música

el soporte de la música puede ser la relación
entre un hombre y una mujer, la pauta
de sus gestos tocándose, o de sus
miradas encontrándose, o de sus

vocales adivinándose abiertas y recíprocas,
o de sus oscuras señales de entendimiento,
creciendo entre ellos como enredaderas.
el soporte de la música puede ser una apetencia

de sus oídos o del olfato, de todo lo que
se ramifica entre los timbres, los perfumes,
pero también un ritmo interior, una parcela
de cosmos, ellos lo saben, atravesando

por unos frágiles momentos, concentrado
en un punto minúsculo, intensamente luminoso,
donde la música, revelándose, se desdobla,
entre conocimiento y cómplice armonía.

 

junto ao retrato

era vermelha a rosa
que a minha mulher cortou para pôr junto ao retrato
de minha mãe, que fazia anos ontem.
era de um fulgor surdo e recatado,
a implodir tantas coisas já sem nome
para o interior macio das pétalas.

«pus uma rosa do jardim junto ao retrato
da tua mãe», disse ela então ao telefone,
«uma rosa vermelha muito bonita», acrescentou
com uma leve sombra na voz e era sombria
a rosa, mesmo ao telefone, por ser o dia
dos seus anos. e era sombrio recordá-la.

uma flor pode ser de uma obscura incandescência
junto de alguém. prende-se a delicados filamentos da memória
como a cabelos enredados. era sombria a rosa
sobre a cabeça branca, o olhar bondoso, as feições plácidas,
o que de minha mãe não se desfigurou
e a rosa iluminava devagar,
junto ao retrato.

junto al retrato

era roja la rosa
que mi mujer cortó para poner junto al retrato
de mi madre que ayer cumplía años.
era de un fulgor sordo y recatado,
escondiendo tantas cosas ya sin nombre
en el interior suave de los pétalos.

«puse una rosa del jardín junto al retrato
de tu madre», me dijo ella por teléfono,
«una rosa roja muy bonita», acrecentó
con una leve sombra, era sombría en su voz
la rosa, incluso en el teléfono, por ser el día
de su cumpleaños. y era sombrío recordarla.

una flor puede ser una oscura incandescencia
junto a alguien. prenderse a delicados filamentos de memoria
como a cabellos enredados. era sombría la rosa
sobre la cabeza cana, el mirar bondadoso, las facciones plácidas,
lo que de mi madre no se desfiguró
la rosa lo iluminaba despacio,
junto al retrato.

no obscuro desejo

no obscuro desejo,
no incerto silêncio,
nos vagares repetidos,
na súbita canção

que nasce como a sombra
do dia agonizante,
quando empalidece
o exterior das coisas,

e quando não se sabe
se por dentro adormecem
ou vacilam, e quando
se prefere não chegar

a sabê-lo, a não ser,
pressentindo-as, ainda
um momento, na aresta
indizível do lusco-fusco.

en el obscuro deseo

en el oscuro deseo,
en el incierto silencio,
en sosiego repetido,
en súbita canción

que nace como sombra
del día agonizante,
cuando palidecen
en el exterior las cosas

y cuando no se sabe
si por dentro adormecen
o vacilan, y cuando
se prefiere no llegar

a saberlo, a no ser,
presintiéndolas, aún
un momento, en la arista
indecible del crepúsculo.

 

Agradecimiento

Agradezco a Lauren Mendinueta su labor extraordinaria al encontrar otra piel para mis poemas. Paul Valéry dijo que le plus profond c´est la peau. Yo me reconozco bajo esta nueva epidermis en la que ahora existen, en una lengua que no es la mía y en la que Lauren combina inteligencia, emoción, precisión técnica y una rigurosa disciplina literaria. Mi exigente traductora supo enfrentar ágilmente los riesgos de la traducción, respetando prosodias y ritmos, musicalidad y cuestiones formales, cargas de  sentido e intertextualidades.
Vasco Graça Moura, Lisboa, Marzo de 2013.

 


Vasco Graça Moura. Nació en Foz do Douro (Oporto) en 1942. Poeta, novelista, dramaturgo, ensayista y traductor. Ejerció el derecho y participó activamente en la política portuguesa y europea. Sus libros han sido traducidos al italiano, francés, alemán, sueco y castellano. Sus poesías, ensayos y traducciones han merecido importantes reconocimientos internacionales en varios países europeos. Son muy apreciadas sus traducciones de Shakespeare, H. M. Enzensberger, Gotfried Benn, Rainer Maria Rilke, François Villon, Petrarca, entre otras. Por su traducción de la Divina Comedia de Dante recibió el Premio Fernando Pessoa en 1995 y la Medalla de Oro de la Ciudad de Florencia en 1998. Publicó tres libros de ensayos sobre Luis de Camões, el más grande poeta de la lengua portuguesa. Coordinó la colección Clásicos portugueses de la editorial Planeta de Agostini, prologando cada uno de sus setenta y cinco volúmenes. Dirigió el Centro Cultural de Belém, uno de los espacios culturales más importantes de Portugal. Murió en Lisboa en 2014.

Haz parte de nuestro grupo de Whatsapp!

Y consúltanos sobre el libro que buscas

Contáctanos solicitando hacer parte del grupo de Whatsapp 
Asesoría de librero experto!

 

Abrir chat
¿Buscas un libro en especial?
Hola
Aquí Animal Sospechoso ¿Necesitas info sobre un libro de poesía o autor/a? Te ayudo