Edición ilustrada y bilingüe castellano/francés. Autor: Josep Parra. Precio: 12 €

La escritura de Josep Parra tiene la textura de los sueños endurecidos, y el sonido de pesadillas recurrentes que resbalan entre las paredes húmedas de cualquier celda del mundo. Aguafuertes del alma que se destilan broncos en ocasiones, para suavizar su tono, siempre vigoroso, y roturar el paisaje íntimo convirtiéndolo, tras la angustia del horror, en eso que los malditos, los parias bendecidos y triturados en la lucha por la libertad, alcanzan algunas veces. Poesía.

Las mejores influencias que se reconocen y transitan, –diría parecen flota– como un homenaje atrevido en No apta responden a poetas del calado de León Felipe, Vladimir Maïakovsky o Gabriel Celaya. Y no es casual, pues al elegirlos ya existía un propósito, una fuerza irresistible de acercarse con humildad a los grandes, quienes de su obra poética hicieron contestación social y revolución política.

Y es oportuno señalarlo porque Parra es un poeta de esa estirpe, revolucionario en el mejor sentido de la palabra. Su voz nunca acallada del todo, salvo cuando enronquecía entre los periodos vividos en las celdas de castigo, vuelve a resonar con la profunda decisión del grito que, partiendo de las entrañas, arrasa la garganta, y por fin respira el aire del mundo, de los mundos soñados, del mundo recobrado, aunque sea en diferente paisaje.

La soledad, el temor que casi impide respirar. El dolor de la tortura. Y el más hondo, aquel que cierra la única salida y empuja al suicidio. Todo ello se ha abierto paso a través de los años en este libro; en un largo transcurrir de la vida, poco a poco, para convertir la prisión de la ignominia en algo fuerte y hermoso como estos poemas recobrados.

Una última recomendación, si se hacen con este poemario tengan cuidado, les advierto que su contenido es altamente peligroso. No en balde lo ha sufrido un hombre libre que jamás renunció a serlo.

 

Autobiografía:

Josep Parra, nací en 1945 en el popular Barrio Chino de Barcelona. A los 13 años comencé a trabajar en una imprenta donde, por suerte, fui mejor tratado que los críos de mi edad.

Muy pronto abandoné el fácil camino de la delincuencia infantil para refugiarme en las bibliotecas, mis inquietudes me llevaron a contactar con la JOC, organización que trataba de encauzar las inquietudes de los jóvenes. De allí sólo hubo un paso que me llevase a la militancia política y a la lucha contra la represión franquista. A los 26 años fui encarcelado y a los 31 era refugiado político en Francia.

Las amargas experiencias de cárcel y exilio me facilitaron infinidad de encuentros, de conocimientos de todo tipo que me confirmaron aún más en mi lucha por la libertad.

Yo me defino como ciudadano del mundo, catalán de origen andaluz, perteneciente a la escuela de la vida.

 

MARCHER

Des pieds,
des centaines de pieds qui marchent
Ils vont et viennent dans la cour,
Lestes, lents, nerveux, fatigués
Dans une marche sans relâche…

La fatigue devient latente,
certains déjà s’assoient,
excédés par ces trajets
qui ne les mèneront nulle part.

Passent les heures
des marcheurs sans chemin,
des pas d’hommes incertains
espérant leur liberté.

Alors, en attendant,
ils continuent à marcher,
leurs pieds se rejoignent,
et deviennent compagnons d’errance…

ANDAR

Pies,
cientos de pies que caminan
por el patio vienen y van,
rápidos, lentos, nerviosos, cansados…
Y siguen la marcha sin descansar…

El cansancio se hace latente,
algunos se empiezan a sentar
hartos de recorrer el patio
sabiendo que a ningún lugar llegarán.

Y así pasan las horas
anda que te andarás
pasos inciertos de hombres
esperando su libertad.

Pero mientras esperan su hora
no cesan de caminar,
y pies con pies se juntan
acompañándose en su vagar…

 

ÉTÉ

Été
Ceux qui te voient arriver
te saluent!
Ceux qui détestent ta venue,
ou qui t’aiment…
Ceux qui dans une vague indifférence
te voient venir,
comme on voit passer le temps
et une date qui approche…
Salut!

Été
Soleil d’été
sur les villes et les champs.
Joie désinvolte dans les rues.
Amour, plaisir
sur les douces plages
et dans la fraîcheur de l’herbe…
Tout est rythme, joie, amour…
Été…!

Chaleur,
chaleur étouffante,
Été…!

Ici, il n’y a ni ville
ni champs
ni plage
ni herbe
ni joie
ni amour
ni plaisir
ni rythme

Ici, il n’y a que le soleil,
la chaleur,
les barreaux,
et les murs
Été…

VA-T’EN !

VERANO

Verano
Los que te vemos llegar
¡te saludan!
Los que a tu llegada te odian,
te aman…
Los que con indiferencia relativa
te ven llegar,
pues sólo ven en ti el tiempo que pasa
y la fecha que llega
¡Te saludamos!

Verano
Sol de verano
En las ciudades y campos.
Alegría y desenfado en las calles.
Amor y placer
En las mullidas playas
Y en el frescor de las hierba…
Todo es ritmo, alegría, amor…
¡Verano…!

Calor
Calor agobiante…
¡Verano…!

Aquí o hay ciudad
ni campo
ni playas
ni hierba
ni alegría
ni amor
ni placer
ni ritmo…

Aquí sólo hay sol
calor,
rejas
muros…
Verano…

¡VETE YA!

Texto: F.L. del Pino Olmedo