Todos los amantes son guerreros

12,00

En este poemario se canta la historia de un amor en el arco de su existencia, desde el misterio de su aparición hasta el final, cuando ya es sólo memoria y pálpito de olvido.

Piedad Bonnett. Poeta, colombiana (Amalfi, Antioquia, 1951), licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de los Andes, donde ocupa la cátedra de Literatura  desde 1981, y Máster en Teoría del Arte, la Arquitectura y el Diseño (Universidad Nacional de Colombia). Premio Nacional de Poesía de  Colcultura (1994) por El hilo de los días; premio Casa América de Poesía Americana (2011) por  Explicaciones no pedidas. Entre sus publicaciones también se destacan: Nadie en casa (1994), Todos los amantes son guerreros» (1998), Tretas del débil (2004), Las herencias y Los privilegios del olvido en 2008. Asimismo, es autora de novelas Después de todo (2001); Para otros es el cielo (2004), Siempre fue invierno (2007), El prestigio de la belleza (2010) y Lo que no tiene nombre, (2013).

Otros enlaces sospechosos de Piedad Bonnett

Descripción

Todos los amantes son guerreros
Piedad Bonnet
Grupo Editorial Norma, 1999
¦¦¦¦¦¦ LIBRO DE SEGUNDA MANO ¦¦¦¦¦¦
ISBN 9789580449164
Bogotá, 1998
90 pp.

 

Precisamente
(Piedad Bonnett)

Mientras escribo este verso
millones y millones de seres respiran todavía en mi viejo planeta.
Prueba aquél una manzana y descubre un gusano entre su pulpa.
Una mujer escribe una carta y solloza.
Abre la tierra este otro con sus manos, y transpira y no piensa.
Y en una esquina una muchacha espera a un hombre que no llega.
Miles de hombres y mujeres abren sus ojos y recuerdan su cuerpo y sus tareas.
Cientos de esófagos, de glándulas, de hígados, hacen su inocente trabajo
y el amor resucita caricias a un millón por segundo
y alguien se juzga feliz
y un hombre compra una cuerda y la cuelga
del árbol que en su patio florece.
Tosen, cantan, defecan, multiplican, parten su pan, aceitan su paciencia,
bufan, escupen, besan, timan a su vecino,
mienten, mienten y ríen, mienten sinceramente y apuñalan
o leen un poema,
y éste se hace un bistec y aquél cae de bruces y ya no se levanta,
y Rosa estrena su vestido verde,
y Allan le ha pegado a su joven mujer y se emborracha
y Gore cría peces en su bidet y apesta
y Lina se masturba
y Pedro se masturba
y Amarilis se pinta las uñas y camina desnuda por su cuarto en penumbra.
Millones de hombres y mujeres respiran mientras que yo te busco en la memoria
y te maldigo a ti
imposible y único

precisamente a ti
precisamente.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Todos los amantes son guerreros”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te recomendamos…