El barco ebrio y otros poemas

29,50

España 2010
144 páginas
Ilustraciones de Alicia Martínez
Edición bilingüe

Después de publicar Las flores del mal, de Baudelaire, y Poemas, de Verlaine, completamos con esta antología bilingüe la serie que hemos dedicado a los poetas malditos. Tal vez Rimbaud sea «el gran maldito»; su vida y su obra han estado rodeadas de misterio, lo que ha agigantado su figura y es, sin duda, el poeta sobre el que más páginas se han escrito. Hemos elegido como título «El barco ebrio» porque creemos que este poema es muy representativo de la obra y la vida de Rimbaud, tan alejadas ambas de las costumbres burguesas y de sus normas paralizantes, tan deseosas de infinito y de luz. La tempestad bendijo mis desvelos marítimos. ¡Diez noches bailé, más ligero que un tapón de corcho, sobre el oleaje, al que llaman eterno embrollador de víctimas, sin añorar el necio ojo de los faros! En esta ocasión, es la pintora Alicia Martínez quien ha entablado diálogo con el poeta y, así como la obra de Rimbaud es muy rica en matices y contrastes, también lo es la interpretación plástica de los poemas y las técnicas utilizadas por la ilustradora.

Hay existencias

SKU: 9788492683338 Categoría: Etiqueta:

Descripción

En otro tiempo, si mal no recuerdo, mi vida era un festín donde se abrían todos los corazones, donde corrían todos los vinos.
Una noche, senté a la Belleza en mis rodillas –y la encontré amarga– y la insulté.
Me armé contra la justicia.
Hui. Oh brujas, oh miseria, oh odio, ¡a vosotros os ha sido confiado mi tesoro!
Logré que se desvaneciera en mi espíritu toda esperanza humana. Para estrangularla, en cada alegría di el salto sordo de la bestia feroz.
Llamé a los verdugos para, mientras perecía, poder morder la culata de sus fusiles. Llamé a las plagas, para ahogarme con la arena, la sangre. La desgracia fue mi dios. Me tendí en el barro. Me sequé en la atmósfera criminal. Y me burlé de la locura.
Y la primavera me trajo la risa horrible del idiota.
Sin embargo, al haber estado últimamente a punto de soltar el último ¡cuac!, pensé en buscar la llave del antiguo festín, en el que quizás recuperara mi apetito.
La caridad es esa llave. –¡Esa inspiración demuestra que soñé!
«Seguirás hiena, etc…», protesta el demonio que me coronó con tan amables adormideras. «Vence a la muerte con todos tus apetitos, y tu egoísmo y todos los pecados capitales.»
¡Ah! Tomé demasiado: –Pero, querido Satán, te lo suplico, ¡deja esa mirada tan irritada! y mientras esperas unas cuantas pequeñas villanías atrasadas, a ti que lo que te gusta de un escritor es la ausencia de las facultades descriptivas o instructivas, para ti arranco estas cuántas hojas repugnantes de mi cuaderno de réprobo.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El barco ebrio y otros poemas”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Haz parte de nuestro grupo de Whatsapp!

Y consúltanos sobre el libro que buscas

Contáctanos solicitando hacer parte del grupo de Whatsapp 
Asesoría de librero experto!

 

Abrir chat
¿Buscas un libro en especial?
Hola
Aquí Animal Sospechoso ¿Necesitas info sobre un libro de poesía o autor/a? Te ayudo