George Herbert

17,00

Premio Ángel Crespo, 2015

La primera edición de Herbert en castellano, que recoge los poemas que, a juicio de los antólogos, establecen un diálogo estrecho con la tradición poética contemporánea. Los poemas son, más que testimonio, confesión íntima, confidencia sentida, y si su acento nos toca hondo es porque propenden a la emoción. Hablan al corazón sin desdeñar el pensamiento, pero no son en absoluto sentimentales; no podrían serlo, teniendo como tienen su origen en una morosa meditación sobre Dios, la vida y la muerte.

George Herbert (1593-1633) es un poeta de los llamados en inglés «devocionales». Cierto que hay otros en el período en que él escribe, pero su tono, reverencial en ocasiones, es tan profundamente intimista que, más allá de toda loa divina, lo que revela es un drama personal que sólo es suyo. Suyo y de nadie más es su acercamiento agónico a Cristo, pero su poesía nos hace partícipes, cómplices, de su lucha. Sus poemas son, más que testimonio, confesión íntima, confidencia sentida, y si su acento nos toca hondo es porque propenden a la emoción. Hablan al corazón sin desdeñar el pensamiento, pero no son en absoluto sentimentales; no podrían serlo, teniendo como tienen su origen en una morosa meditación sobre Dios, la vida y la muerte.

Herbert involucra al lector, lo compromete, no sólo por la belleza de sus imágenes y metáforas, o por la estrecha armonía entre sentido, forma e imagen, sino sobre todo por la sinceridad que informa su poesía y, en última instancia, porque la suya es poesía amorosa de primer orden. Que sea Dios el objeto de sus desvelos no invalida este último extremo; antes bien, lo realza a ojos del poeta. Sinceridad, esa cualidad tan elusiva como intuitivamente perceptible, y amor son, acaso, el tuétano de la poesía de Herbert.

«La exquisita variedad formal de sus poemas son un ejemplo de inventiva inagotable, sin paralelo en la poesía inglesa.» T. S. ELIOT

Categoría:

Descripción

Antología poética
(Edición bilingÜe)
George Herbert
Animal Sospechoso Editor
Traducción de Misael Ruiz
y Santiago Sanz
ISBN 9788493904487
Barcelona, 2014
156 pp.

Amor (3)
(George Herbert)

Me llamó Amor: mas vaciló mi alma,
de polvo y de pecado llena.
Amor, veloz, mi desmayo advirtiendo
desde que entrara yo primero,
se me acercó, dulcemente inquiriendo
si alguna cosa me faltaba.
Un huésped, contesté, digno de ti:
mas dijo Amor, ése eres tú.
¿Yo, el áspero, el ingrato? Ah, Señor,
yo no puedo mirarte a ti.
Amor tomó mi mano sonriendo:
¿y quién tus ojos hizo sino yo?
Cierto, mas los eché a perder: arrastro
en mi deshonra mi castigo.
¿No sabes, dijo Amor, quién con la culpa
cargó? Cuenta, Señor, conmigo.
Siéntate, dijo Amor, prueba mi carne:
entonces me senté y comí.

[Traducción de Misael Ruiz y Santiago Sánz]

——————————————–

Love (3)
(George Herbert)

Love bade me welcome: yet my soul drew back,
Guiltie of dust and sinne.
But quick-ey’d Love, observing me grow slack
From my first entrance in,
Drew nearer to me, sweetly questioning,
If I lack’d any thing.
A guest, I answer’d, worthy to be here:
Love said, you shall be he.
I the unkinde, ungratefull? Ah my deare,
I cannot look on thee.
Love took my hand, and smiling did reply,
Who made the eyes but I?
Truth Lord, but I have marr’d them: let my shame
Go where it doth deserve.
And know you not, sayes Love, who bore the blame?
My deare, then I will serve.
You must sit down, sayes Love, and taste my meat:
So I did sit and eat.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “George Herbert”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *