Percy B. Shelley: las vísceras del poeta

Percy B. Shelley: las vísceras del poeta

Prometeo, ya encadenado, es condenado a que un águila se coma su hígado. Cada día, y debido  a una inmortalidad casi maldita, el hígado se regenera; y el águila vuelve a picar, pero el hígado crece siempre, otra vez como nuevo. LA FUERZA Al remoto confín hemos venido...
Escribir es también una aventura, un viaje, una sorpresa

Escribir es también una aventura, un viaje, una sorpresa

(Una conversación con la poeta Luz Cassino) Nos «conocíamos» desde hacía ya un tiempo. Como muchos poetas, decir que nos conocíamos es un eufemismo, digamos que nos divisábamos a través del entramado de amigos comunes en las redes sociales. Este verano sí que pudimos...